Cuencos Tibetanos

cuencos-tibetanos-1
cuencos-tibetanos-2
cuencos-tibetanos-3
cuencos-tibetanos-4

La terapia basada en el sonido de los cuencos actúa en los niveles físico, emocional, mental y espiritual. Y ésto es posible debido a que las sustancias cristalinas están presentes en todo el organismo: en los huesos, en la sangre, en el cabello, en la piel, en las uñas y hasta en los dientes. La estructura del cerebro: es crístalo-coloidal líquida. Los tejidos sanos del cuerpo guardan una mayor organización cristalina en su estructura mientras que en los que muestran signos de deterioro esa organización se rompe.

El sonido del cuenco de cuarzo, actúa como un resonador, que a nivel del Aura es capaz de disolver las cristalizaciones de energía potencialmente dañinas, evitando así que alcancen el cuerpo físico. A nivel del cuerpo físico actúa en cada célula. Esto es posible, debido a que en cada una de nuestras células hay cuatro moléculas de sílice (cuarzo), que resuenan con el sonido de los cuencos.

¿Cómo actúa el sonido de los cuencos en el cuerpo humano?

Sistema óseo:

El sonido impacta y estimula al calcio, principal componente de los huesos, favoreciendo la recuperación de fracturas.

Sistema muscular:

El sonido activa ciertos procesos depurativos, que le ayuda a la masa muscular a liberarse de toxinas que se hubiesen depositado.

Sistema circulatorio:

La sangre está formada por partículas piramidales de cristal de cuarzo, que al tomar contacto con el sonido, comienzan a pulsar y a emitir luminosas irradiaciones sanadoras. De este modo, el torrente sanguíneo mejora su oxigenación y dinamiza su tránsito a través de las venas y arterias.

Sistema nervioso central:

El sonido favorece la reparación de daños existentes en los micro circuitos cerebrales, reconectándolos (al favorecer la creación de más dendritas, que permiten la aparición de nuevas vías de conexión entre neuronas). Se sincroniza la actividad de ambos hemisferios cerebrales, generando profundos estados de sedación y relajación.

Las diferentes longitudes de onda cerebrales se relacionan con diferentes estados de conciencia. Hay cuatro categorías básicas de ondas cerebrales expresadas en ciclos por segundo (hercios o Hz), que es la manera como se mide el sonido. Las ondas beta (de 14 a 20 Hz) son las que se encuentran en nuestro estado de vigilia (despiertos).

Las ondas alfa (de 8 a 13 Hz) son las de los estados de ensoñación y relajación profunda. Las ondas zeta (de 4 a 7 Hz) son las presentes en estados de meditación profunda y sueño. Las ondas delta (de 0.5 a 3 Hz) son las del sueño profundo y se han encontrado en estados de meditación y de sanación muy profundos. Las ondas del sonido producido por los cuencos de cuarzo inducen a un estado de una gran relajación (estado alfa y zeta); llevan a la mente a un estado de calma que tanto necesita el hombre moderno. Se activan áreas y funciones del cerebro, que están relacionadas con la secreción de: ENDORFINAS. (Substancias producidas por el cuerpo relacionadas con la salud y felicidad).

El ser humano corriente, emplea un pequeño porcentaje de su capacidad cerebral; con los cuencos de cuarzo se estimulan sectores cerebrales que han sido asociados con capacidades espirituales e intelectuales y que habitualmente no están activos.

 

Valor $20.000